Almacenaje exterior

Para conservar la leña en condiciones óptimas de humedad, lo mejor es almacenarla en un cobertizo, aislado del suelo y protegido de la lluvia y la nieve. Puedes encontrar pequeños cobertizos fabricados tanto en madera tratada para exteriores, como en acero galvanizado. Siempre que dispongas de sitio suficiente, te recomendamos que hagas una estimación de la leña que puedes necesitar durante una temporada de invierno, para calcular la capacidad que debería tener tu cobertizo. Así podrás beneficiarte de un mejor precio, en caso de que compres la leña a un proveedor, y además evitarás quedarte sin leña a mitad de temporada o durante una ola de frío, justo cuando los precios son más elevados y los proveedores pueden quedarse sin stock.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.