Carros de leña

En esta página vamos a mostrarte una amplia variedad de artículos que todo usuario de estufas o chimeneas de leña, va a necesitar. Si te resulta familiar el hecho de pasearte cada pocas horas con brazados de leña, desde el leñero hasta la estufa y viceversa, te vamos a mostrar todas las posibilidades de transportar cómodamente la leña: carros de leña, cestas de yute, de mimbre, carros de acero inoxidable…que se adaptarán a tus gustos y a tu hogar. Si tienes una estufa o chimenea de leña no dejes de leer este artículo:

Te mostraremos qué diferencia hay entre unos carros de leña y otros, y te proporcionamos una guía básica con los puntos que debes tener en cuenta antes de decidirte por un modelo. Sigue leyendo!

¿Qué escojo: cestas o carros de leña?

Antes de decidir qué tipo de carro o cesta escoger para transportar la leña desde nuestro leñero hasta el lugar donde tenemos situada la estufa o chimenea, conviene valorar varios aspectos:

  • Material de fabricación

Un carro de hierro o de acero nos va a resultar más duradero que uno de plástico y también vamos a poder transportar más peso, hasta 120-150 kg por viaje.

  • Conocer el tipo de ruedas que utiliza

Las ruedas tienen que tener una apariencia sólida para que podamos transportar el carro de un lado a otro con facilidad. El diámetro también es importante, a más diámetro de rueda, tendremos que emplear menos fuerza para moverlo.

  • Carga Máxima

Normalmente el fabricante aconseja un peso máximo de carga para el producto. Es importante conocer nuestras necesidades para valorarlo: si necesitamos trasportar bastante carga de leña porque dentro de casa tenemos espacio suficiente para almacenar leña para varios días, entonces nuestro carro o cesta tendrá que ser robusto. Por el contrario si solo nos caben unos cuantos troncos, con una cesta de menores dimensiones tendremos el mismo resultado.

 

  • Profundidad de la bandeja

El tamaño de la bandeja donde va a ir depositada la leña es fundamental a la hora de decidirnos por un modelo u otro. Si nuestra estufa tiene una longitud máxima de troncos de 50 cm y cortamos la leña en base a esta medida, tenemos que contar que el carro o cesta donde transportemos la leña tenga capacidad suficiente para que quepan los troncos bien ordenados, de lo contrario nos puede ocurrir que acaben cayendo al suelo fácilmente.

 

También te puede interesar:

Estufas Web

¿TE AYUDAMOS?

Contacta con nosotros