Portaútiles y Juegos de Chimenea

Un hogar con chimenea no esta completo si no tiene un set de utensilios o accesorios para chimeneas. Normalmente encontraremos ya preparado un portaútiles con accesorios, que suele constar de tres a cinco piezas: unas tenazas, que se utilizan para mover los leños y acomodarlos en el fuego o cambiarlos de posición, también para extraer las brasas; un fuelle, que sirve para expulsar con presión el aire contenido en la bolsa y así avivar las llamas; un atizador, con el que moveremos los troncos encendidos; y finalmente una pala y una escobilla que nos ayudarán a dejar nuestra chimenea limpia de cenizas y hollín una vez que el fuego se haya apagado. Para más comodidad, los accesorios vienen con un soporte de hierro que podremos colocar cerca de la chimenea, así además de útil, complementará la decoración de la estancia.

Hay modelos para todos los gustos: desde el hierro forjado al acero inoxidable, clásico o moderno. Te mostramos una extensa lista de opciones para todos los gustos en nuestro escaparate.

Y si aún tienes dudas sobre por qué escoger un modelo u otro te explicamos abajo algún consejo básico que debes tener en cuenta antes de decidirte por un modelo. Sigue leyendo!

¿En qué debo fijarme para escoger un portaútiles?

A primera vista podemos pensar que escoger un portaútiles o juego de chimenea es algo secundario, ya que es un accesorio complementario al objeto principal de nuestra casa: en este caso la estufa. Pero debemos tener en cuenta que a pesar de que no le demos un uso intensivo durante todo el año, sí que tiene que tener un calidad mínima, ya que vamos a mover bastante peso con cada una de las herramientas: las tenazas deben hacer el juego correctamente sin encallarse y el atizador debe ser robusto para que no se separe el hierro y nos quedemos con el mango en la mano.

En resumen, además de fijarnos en que el modelo que nos gusta, esté acorde con el diseño de nuestro salón, debemos repasar los siguientes puntos:

  • Si no requiere montaje nos aseguramos de que es una pieza bien soldada, y que el mango no va a separarse a los pocos días de uso.
  • El soporte debería ser sencillo de utilizar, con colgadores que faciliten el asido de los accesorios. Un soporte con un intrincado sistema de rendijas no es cómodo a la larga, por bonito que sea el diseño. Al mismo tiempo debe tener apariencia de ser estable para que no se caiga y pueda provocarnos algún accidente.
  • Las medidas en este caso son muy importantes, debemos medir la profundidad de la estufa para asegurarnos de que la pala y las tenazas tienen el mango suficientemente largo para no quemarnos.

 

También te puede interesar:

Cestas y almacenaje interior para guardar leña

Almacenaje Interior

Barra de protección para niños o quitafuego para chimeneas y estufas

Quitafuegos y barras de protección

Estufas Web

¿TE AYUDAMOS?

Contacta con nosotros